fbpx

La culpa fue del Cha-cha-chá

El mejor programa para hoteles

Tenemos una actualidad cargada de incertidumbres que no nos permiten visualizar el futuro con claridad, llámese virus, Covid19, pandemia, restricciones al turismo nacional de otros países, vacunas, cancelaciones, etc… 

Esta vez no deberíamos culpar al marketing, al contrario, el marketing nos ayuda a desarrollar nuestra creatividad y ser originales incluso a la hora de elaborar un artículo negro. 

Como dice María Peláe en una de sus canciones “Y quien no” habla del hashtag, el mood, el shippe, el hype, términos que utilizan los algoritmos de las redes sociales para posicionar una marca y aparecer en las primera posiciones de búsquedas, también usa la expresión malagueña “Aliquindoi” que significa estar atento y su origen procede de las voces de los marineros ingleses a los estibadores malagueños que descargaban el barco de arroz: look and do it (mirad y hacedlo). 

¿Y qué queremos decir con esto? 

El marketing nos ofrece herramientas que permiten observar y actuar con rapidez a los cambios y tendencias del mercado. Ya que hablamos de terminologías, ahora tenemos el marketing de pandemia.

En este post vamos a utilizar un mix de marketing y las principales ventajas competitivas del sector turístico a nivel nacional, que nos ayuden a diseñar campañas que potencien las ventas de reservas de alojamientos turísticos.

¿Cuál es la verdadera realidad? 

El sector es muy fuerte y tiene un aguante impresionante. Parece que queda lejos la crisis de Thomas Cook, ya no hablamos de 2015, y menos aún de 2008.

Siempre se ha dicho que los hoteles españoles eran los mejores en gestión y los norteamericanos los mejores en marketing. Sin embargo, en 2020 las campañas de marketing de cadenas hoteleras como Barceló y Meliá, no tenían nada que envidiar a las de Marriott o Hyatt.

La Marca España y el producto turístico que ofrecemos, es el segundo en destino después de Francia y está por delante de Estados Unidos. Contamos con un pack de especialidades excepcional: sol y playa, gastronomía, cultura, música, flamenco, paisajes, deportes, fútbol, seguridad, y más, que pocos destinos ofrecen. 

Además los hoteles, se han adaptado con rapidez a las nuevas normativas sanitarias y de seguridad con medidas de distanciamiento, eliminar buffets y otras más, al igual que ofrecen nuevas condiciones comerciales como, flexibilidad en reservas y cancelaciones, inversión en digitalización para ofrecer un servicio seguro al huésped a la hora de hacer el check-in y check-out.

Como podemos ver el producto es bueno, ahora nos falta aplicar el marketing para darlo a conocer y captar el interés de los viajeros. 

Seguro que has escuchado hablar del Marketing Mix o de las 4 P del marketing, que pasaron a ser las 4 C y ahora son las 4 E. Un concepto básico en el marketing digital y esencial para potenciar las ventas. 

No es suficiente con aplicar las 4 P (Producto, Precio, Punto de Venta y Promoción), tampoco las 4 C (Consumidor, Costo, Conveniencia, Comunicación), ahora es momento de emplear las 4 E.

Experiencia y emoción: el viajero ya no solo busca satisfacer su necesidad comprando una reserva para cubrir las vacaciones, quiere vivir una experiencia con la marca, desde antes de hacer la compra, hasta después de hacerla. De aquí la importancia de hacer que el proceso de compra en la web del establecimiento turístico incorpore un motor de reservas con un diseño UX y con un módulo de fidelización que enamore al viajero digital.  

Exchange: conocido como intercambio, el precio ya no importa tanto, por lo que tenemos que incluir más valor para que la experiencia sea única, desde la apertura con cerradura electrónica en la habitación con una app, pedir comida en la habitación desde la TV, o una cuenta Premiun de Netflix para aprovechar los descansos. 

Everyplace: no es suficiente con subir la disponibilidad a los canales online, o contar con un Call Center físico al que los clientes tienen que llamar, al cliente hay que facilitarle la venta desde cualquier canal: App, Web Móvil, por Email, incluso por Whatsapp Business.

Engagement: aunque hablamos de evangelizador, también se conoce como fan. La idea es que el cliente quede tan satisfecho con la visita que la recomiende, que lo cuente en redes sociales e incluso escriba una reviews del alojamiento. 

Podemos aprovechar todos estos recursos para intentar salvar el barco y que siga a flote. Galicia recibió en junio de 2020 más visitantes que las Islas Baleares y las Canarias juntas. 

Tendremos que mirar con más detalles el porqué de su éxito y como lo está consiguiendo.

AUTOR

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Noticias Relacionadas

¡Oye, pues ni tan mal!

Cierto es que uno de los sectores más afectados por el coronavirus han sido el del turismo y el gastronómico, en España somos de bares,

[…]